Las encantadoras muñecas Blythe

O se las ama o producen repelús en algunas personas. Lo cierto es las Blythe no pasan nunca desapercibidas. Cuerpos rectos o articulados, grandes cabezas y ojos enormes y expresivos, customizadas o sin customizar… siempre llaman la atención. Desde la vitrina del salón atraen a todos los que visitan nuestra casa. Sólo les falta hablar.

¿Qué son las Blythe? En Internet se puede encontrar mucha información sobre ellas en blocs especializados y en Wikipedia mismo. Por lo tanto no voy a repetir contenidos. Lo que sí diré es que no hay ninguna Blythe igual en el momento en que se customizan.

¿Y qué es “customizar“? Es básicamente personalizar la muñeca, a mi modo de ver darle vida. Modificar la cara es, a mi parecer, el paso más importante. El rostro original suele venir brillante y con un maquillaje poco agraciado. Se lija, se esculpen los labios la nariz y se maquilla y el cambio es realmente espectacular.

También se suelen cambiar los ojos que llevan de serie por unos ojos más realistas, y se corrige la altura de la mirada para que le de una expresión más bonita. Además, se modifica el mecanismo interior para que puedan cerrar los ojos. Porque no lo he dicho antes, pero las Blythe tienen un complejo mecanismo interior que permite, mediante un juego de cordeles, mover los ojos a un lado y a otro y cambiar de color (en total cuatro pares diferentes de ojos).

Cambiar el cuerpo es opcional. Hay personas que prefieren el de serie, pero particularmente prefiero uno articulado. Para fotografiarlas es genial. Con el primero, la muñeca es más consistente (se aguanta mejor de pie), con el segundo se hace muy difícil mantener la Blythe sin apoyo, pero luego la pose es más realista. Estabilizarla se consigue con palitos por detrás, o apoyándola en objetos ocultos.

Para terminar, avisarte de que la Blythe no es la típica muñeca para una niña. Es un objeto de coleccionista, que se mima, se viste con ropita hecha a mano y se protege. Es cómo jugar a las “mamás” como cuando eras niña.

Te aseguro que si adquieres una ya no podrás parar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *